¡Todo por la profesión! Así cerraba mi ideario y testamento ideológico titulado “En mi despedida” que fue escrito en Madrid el 13 de junio de 2014 y que aun me representa.

“La historia juzgará nuestro trabajo. Yo puedo afirmarles que, pese a la dura intransigencia que me caracteriza, aún más en la autocrítica personal que en la crítica ajena, me voy con la conciencia muy tranquila: he trabajado pensando en el interés colectivo, y lo he hecho sin cicatería ni “cacicadas” de ningún tipo. No he actuado nunca deliberada o intencionalmente a favor ni en contra de nadie. Y puedo afirmar que con el conocimiento del correspondiente momento, no volvería a cambiar ni una sola de mis decisiones.

Un abrazo y ¡Hasta siempre!, Amigos.

Este sitio web usa cookies. Más información. ACEPTAR
Share This